viernes, enero 20, 2023
33 C
San Juan
1: 05 - 20 | enero | 2023
33 C
San Juan

BUTEYKO, LA TÉCNICA SECRETA QUE TE AYUDA A NO RONCAR MÁS

Se trata de una técnica de respiración que es promovida por profesionales de todo el mundo. Enterate de todos los detalles.

Ultimas Noticias

Desde hace ya un tiempo se repite en las redes la tendencia llamada Buteyko, una técnica de respiración que, según destacan, colabora para tratar algunos síntomas de la ansiedad, la rinitis, el asma y más enfermedades y trastornos tanto psicológicos como físicos.

Sin embargo, la gran pregunta es si se trata de un método eficaz o es uno más de esos rumores infundados que se pueden encontrar todos los días en internet.

En este sentido, el Boston Medical Center sostiene que el Buteyko Breathing es un programa de reentrenamiento de la respiración clínicamente probado, natural, seguro y eficaz.

La patóloga del habla Hadas Golan detalló que esta técnica también podría significar una mejoría en patologías como el asma y la apnea del sueño.

¿Qué es la técnica Buteyko y de dónde salió?

Se trata de una creación desarrollada por el doctor Konstantin Buteyko en los años 50 y su principal objetivo es mostrar resultados vinculados a la patología del asma.

Según detalló la experta patóloga, los resultados de los estudios fueron muy eficientes, ya que las personas con asma redujeron su uso de bronco dilatadores en más del 90% -sin presentar deterioro alguno en las pruebas de función pulmonar- y redujeron la medicación con esteroides en un 50%.

De acuerdo a lo que explicó Golan, también se usa como terapia de apoyo para personas con respiración bucal crónica; síntomas nasales como pólipos, congestión, secreción nasal, alergias; Epoc, apnea del sueño, ronquidos, trastornos relacionados con el estrés, pánico, ansiedad y más. “Y sus principios y técnicas se han utilizado cada vez más para mejorar el rendimiento deportivo”, añadió.

¿Cómo se hace la técnica de respiración Buteyko?

En primer lugar, hay que debe respirar por la nariz hacia adentro y hacia afuera, de manera controlada y regulada. Intente poco a poco ir cerrando la boca y respirar suavemente solo por la nariz, de modo que no trate de aspirar el aire o forzarlo a salir. Tiene que ser cómodo y suave.

Luego de dos o tres minutos habiéndolo logrado con éxito, comience a utilizar el diafragma. Permita que el estómago esté suave y simplemente encuentre la respiración pasiva para liberar la tensión muscular. La clave está en ir volviendo la respiración cada vez más suave y lenta.

Para este punto, algunas personas llegan a experimentar ‘hambre de aire’. Es normal, es una señal de que su CO2 se está acumulando porque este compuesto es el estímulo de la respiración. Finalmente, a medida que la respiración se vuelve más liviana, mejora la circulación y el suministro de oxígeno a los tejidos.