viernes, febrero 2, 2024
29.3 C
San Juan
6: 54 - 2 | febrero | 2024
29.3 C
San Juan

LA SORPRESIVA DECLARACIÓN DE SCALONI, QUE AMENAZA CON DEJAR LA SELECCIÓN

Nada se puede disfrutar a pleno. Luego de una golpiza inexplicable a los hinchas argentinos, de un partido friccionado y de un triunfo histórico, Leonel Scaloni tiró la bomba de su posible retiro de la Selección.

Ultimas Noticias

“Hay que parar la pelota y ponerse a pensar, tengo muchas cosas que pensar en este tiempo. Estos jugadores nos han dado un montón al cuerpo técnico y necesito pensar mucho qué voy a hacer. No es un adiós ni otra cosa, pero necesito pensar porque la vara está muy alta y está complicado seguir y está complicado seguir ganando.

Estos chicos lo ponen difícil, entonces toca pensar este tiempo. Se lo diré al presidente y a los jugadores después. Esta Selección necesita un entrenador que tenga todas las energías posibles y que esté bien. Estoy comentando lo que está pasando».

De la alegría a la incertidumbre. A la preocupación. A los corazones paralizados. Increíble e inesperadamente (no pareció ser un momento oportuno), la última respuesta de Lionel Scaloni en su conferencia después del triunfazo histórico contra Brasil fue tan shockeante como contundente.

Solo, en medio de un monólogo que dejó atónito a gran parte del país que seguía despierto bien pasada la medianoche, puso en duda su continuidad al frente de la Selección. Y si bien no garantizó que se vaya a ir en el corto plazo, lo cierto es que dio a entender que su ciclo podría tener un punto final más pronto que tarde…

Sí, duro de pensar. Una declaración que, tomada en su conjunto y contextualizada con la voz y los tonos del DT, abre un interrogante muy grande; pero que, si se la analiza por partes, lo negativo puede tomar un lugar preponderante.

Es que si bien aclaró que «no es un adiós ni otra cosa», no resulta menor que remarque que él necesita «pensar mucho» y que revele que «esta Selección necesita un entrenador que tenga todas las energías posibles y que esté bien»: de ahí se desprende que, terminado el juego en Río de Janeiro, no estaría a ese nivel anímico que tanto les demanda a sus dirigidos.